MARIA SÁNCHEZ JIMÉNEZ - Psicóloga clínica-psicoterapeuta
Psicóloga clínica-psicoterapeuta ( Colegiada nº 6863 COPC ) INICIO

Maria Sánchez Jiménez

Psicóloga clínica-psicoterapeuta

Colegiada nª 6863

Registro Sanitario E08619133

Via Laietana, 24, bis, 7º 1ª

08003 Barcelona

Tel. 93 268 12 84

Móvil 629 927 947

Email: maria.sanchezjimeenz@gmail.com

FORMACIÓN EXPERIENCIA PROFESIONAL COLABORACIONES INSTITUCIONALES PSICOTERAPIA RELACIONAL, SOCIAL Y EL GÉNERO

El psicoanálisis relacional sostiene que en el sufrimiento psíquico humano-además de las predisposiciones de orden genético y ambientales-tienen una especial influencia los contextos relacionales en los que se generó dicho sufrimiento, es decir, de qué forma se produjeron y como se fueron incorporando consciente/inconscientemente los primeros vínculos con las figuras parentales o los adultos que nos cuidaron. Estas experiencias “de apego” pueden generar fallas básicas en nuestra subjetividad, como un sentimiento profundo de soledad, de desprotección, el desamparo, la baja autoestima o la vergüenza de ser lo que creemos ser..

Estos sentimientos, provocan a veces la tendencia a la búsqueda de un “ideal” que colme nuestra necesidad insaciable de amor y reconocimiento.

El témino “social viene dado por la influencia inevitable de lo socio.cultural en la evolución del padecer psiquico del ser humano en función del momento histórico  en que nos ha tocado vivir. .El sufrimiento psíquico humano y las patologías están en permanente transformación al tiempo que aparecen nuevas formas de  expresión;: (adicciones diversas: drogas de diseño, móvil, internet, somatizaciones múltiples: fibromialgia, transtornos alimentarios, insatisfacciones permanentes por la consecución de los ideales deseados, sentimiento permanente de insuficiencia, de inferioridad, los trastornos de personalidad antisocial, así como las graves dificultades de muchas personas de crear vínculos afectivos estables.

La salud mental de una persona queda impregnada por lo tanto del discurso ideológico existente y el sistema socio.cultural que lo sostiene.y y por ideología debemos considerar los términos “sexista y patriarcal”.

EL MODELO BIO-PSICO-SOCIAL Y EL CONCEPTO DE GÉNERO

Siguiendo a Sara Velasco (médica-psicoanalista y a Carme Valls), la salud humana debe atenderse y escucharse desde un enfoque integral: lo biológico( que concierne al sexo); lo social (el género y factores externos) y lo psíquico (experiencias de vida que han configurado una subjetividad concreta).

El género es una construcción social que atribuye una serie de actitudes, valores, funciones y normas de conducta diferentes para cada sexo. Pero los géneros están jerarquizados, al ubicar a la mujer en un lugar de subordinación con respecto al hombre .Por lo tanto, lo que se espera es que cada HOMBRE O MUJER se identifique “naturalmente” con aquellos valores que le son asignados. Pero este mandato provoca grandes dificultades para unos y otras.

La consecución de la propia identidad  a partir de estas premisas y la dificultad o  la imposibilidad-o no deseo- , de ajustarse a estos modelos, arroja a hombres y mujeres a sufrimientos inútiles, al no entendimiento, a la frustración, a la inseguridad, a la posesividad, a los celos,  el sometimiento y a la violencia en último extremo.

No podemos obviar que los hombres también son víctimas del sistema. Víctimas de un sistema que les obliga a ser un tipo de “hombre” que no pueden o no desean ser o, por el contrario, desean seguir aferrados al modelo de virilidad establecido que, por un lado les confiere privilegios pero por otro, evidencia que cada vez tiene menos credibilidad.

La psicoterapia relacional y social puede ser un instrumento para analizar en profundidad temas como: la identidad sexual y de género, de qué forma han contribuido la incorporación de estos mandatos en mujeres y hombres,  los miedos a ser, revisar los primeros vínculos y patrones de apego que interfieren en las relaciones para poder construir otros vínculos más saludables, los mecanismos de defensa que utilizamos para defendernos de los déficits y frustraciones, el enfado crónico, conductas de sometimiento o dominación,, las vergüenzas, la aceptación de la diferencia, las ansiedades más primarias, las fallas básicas de la infancia.,

El y la terapeuta se convierte en un acompañante en el proceso de co-creación de una nueva forma de estar en el mundo a partir del vínculo terapéutico.

TRATAMIENTO

Casi todo malestar psíquico presenta un síntoma común: la ansiedad. La ansiedad es una señal de alarma que nos avisa de algo interno que pugna por surgir, expresarse y buscar un significado que podamos comprender y atender.  Pero también en una posibilidad de crecimiento personal..

Puede expresarse en temores, fobias, obsesiones, trastornos de alimentación, inseguridades, dificultades con las relaciones sociales y afectivas, así como en la sexualidad o la identidad sexual.  Y está la psicosomática. El cuerpo habla del malestar interno y hay que escucharlo, como en el dolor crónico o la depresión.

La terapia es una oportunidad de acompañamiento para intentar contener, aceptar, analizar, comprender y buscar recursos internos y externos al malestar que permitan alcanzar una vida más satisfactoria.

PUBLICACIONES